DIFUSIÓN DE LA MÚSICA

Siempre el hecho es anterior al documento Por esto cuando encontramos que el teatro, la edición de partituras, o posteriormente las grabaciones de discos o la aparición de filmes muestran una forma musical, es porque esa forma ya es conocida del público y éste ya la ha elegido, le ha dado lugar en sus preferencias.

Las Habaneras y Milongas que el pueblo conocía y solicitaba habían sido arropadas por el teatro que halagaba a su público poniéndolas en escena: se las oía, se las cantaba y bailaba en escena. El teatro, uno de las distracciones mayores de los españoles e italianos y de sus descendientes directos, los argentinos, fue el gran difusor, el que amplió el conocimiento de las formas exitosas, como enseguida haría también con el tango.
A partir de las zarzuelas grandes de mediados del siglo 19 se hace dueña del gusto popular la habanera (también los Tangos de Negros) y en la Argentina la milonga; más tarde a partir de 1880-90 y dentro del género chico, que en su versión porteña se transformaría en Sainete o Sainete criollo haría lo propio el tango.

Hemos mostrado en nuestro trabajo cómo el tango aparece antes del siglo XX, en las obras teatrales como fenómeno ya conocido y pedido por el público -hasta su jerga, el lunfardo, ya era mostrado desde el escenario- sino que además el tango se publicaba en ediciones para
a) gente que sabía leer música
b) que tenía piano -casi todas las ediciones son para piano, aunque también las hay para guitarra, o violín y piano-
c) las compraba gente: que sabía música, que tenía piano y el nivel económico suficiente para comprar partituras.

Como hemos indicado de nuestras búsquedas surge que al comienzo de 1900 las casas editoriales editaban y promocionaban en los diarios 'serios' las obras criollas -tangos entre ellas- que vendían. Como el Jurado ha visto en mi tesis ya en 1901 Casa Breyer vendía tangos "de corte y quebradas".

Una muestra del éxito entre el público de estas ediciones es la existencia de numerosas ediciones piratas que llevan a plantear la necesidad de agruparse en una Asociación a los compositores y letristas enseguida después de 1910, y llevan a negociar a los editores con los compositores un porcentaje en las ganancias.




 

Investigando el Tango - © Copyright 2009 - Dra. Marta Norese, Coordinadora de la Delegación Salamanca de la Academia Nacional del Tango de la República Argentina
Prohibida su reproducción total o parcial.
Diseño Web