En Medellín se quedaron para siempre las voces del tango

El lunfardo, creado en Buenos Aires por presidiarios, aún tiene vigencia en el habla cotidiana.
En los barrios de la ciudad, sin distingo de clase social, un argot, que llegó desde Argentina a través del tango, modificó las expresiones del hablar cotidiano.
Sorprende que en Medellín el hablar de los jóvenes, en pleno siglo XXI, todavía esté impregnado de expresiones de comienzos del siglo pasado.

22051003_1966818856900351_1305051469946369819_o

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: